Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 7 de noviembre de 2009

Mirta Noemí Cameán

Mirta Noemí Cameán

Es Médica Cardióloga, Psiquiatra y Psicóloga Médica. Nace en Buenos Aires, de padres y abuelos españoles, ambiente donde el arte: música, pintura, teatro es parte de lo cotidiano.

Su madre Encarnación Gorrias, pintora, cantante soprano; su padre Ricardo Cameán, amante de la música, quien la contacta desde niña con la música clásica.

Su abuelo Gaspar Gorrias, músico, de instrumentos de cuerda y piano, arreglador y compositor de piezas de cámara.


¡¡¡¿ Donde está Dios ?!!!! - Mirta Noemí Cameán

Este trabajo de Mirta Noemí Cameán, "Serie Manos" (2008-9), comprende catorce obras. A lo largo de su estudio es inevitable no relacionar estas manos con la luz del pensamiento. En ellas, con la tensión impresa en los músculos y los tendones, con la elaboración de sus formas y con el movimiento, la artista va destilando la expresión del intelecto. En la transición de una actitud hacia otra, significado esencial del movimiento, Cameán también nos va dejando la condena perpetua en la elaboración continua de hallarle sentido a nuestra abstracción humana. Esta vez sin palabras, através de ese instante infinito en que queda detenida la artesanía de las imágenes logradas, en un horizonte de sucesos.
Tres obras - Mirta Noemí Cameán
“Sin la vida, el arte no existe” (Auguste Rodin)
En algún momento nuestro ancestro exploró la planicie, lejos de las alturas arbóreas. Entonces las manos liberadas ya no fueron necesarias para asirse, sino para hacer. Su cerebro profundizó las posibilidades a la par que se expandía hacia afuera y también hacia su interior. Esta encefalización le
procuró la palabra y desde ese momento las manos quedaron indisolublemente unidas al pensamiento. El hombre más antiguo del que tengamos conocimiento sintió la necesidad de atestiguar su paso a través de la impronta de sus manos. Ellas legaron su identidad y la vigencia emocional. Ellas han transmitido mucho más que una forma. Este gesto también indaga en una explicación, que aún como en esos tiempos seguimos expiando.
La Prensa - Mirta Noemí Cameán
Para el hombre paleolítico, en la intención de dejar su impronta en la roca, las manos constituyeron
junto con el naturismo que exalta el arte de esa época (bisontes, ciervos) las formas abundantemente legadas. Y su posibilidad más concreta. En el Techo de los Policromos de Altamira (hace 14.500 años), ese habitante que apenas podía balbucear fue imprimiendo la mano embadurnada [la pintura deja la huella sobre la piedra] o negativa [aerografía: el colorante se propaga sobre la pared por medio de tubos de huesos de aves]. Así, con sus pigmentos de carbón vegetal y óxido de hierro, sus manos se imprimieron en ocre, hematite, amarillo, rojo, pardo, negro (Cueva de Manos del Río Pinturas, 10.000 años).
Porrón Catalán - Mirta Noemí Cameán




"Cuando la tristeza Invade"

"El tiempo se ha detenido"

"La entrega"

"Siempre hay luz"



"La espera"

"Dolor de vida"

"Desesperanza"



"¡¡¡¡Donde está Dios!!!!



"Seguir viviendo"

"Aferrándose"

"Cuando el dolor invade"


"La entrega II"

"Recordando"
Esta primigenia comunión entre las manos y el pensamiento no se detuvo en una imagen plana sobre la roca desnuda. El arte en su evolución le dio el juego de la perspectiva pictórica y las dimensiones reales con la escultura. Posteriormente, el movimiento de danza continua precipitaría la presentatividad de sincronismo con el intelecto que le da origen.


Las manos son sentimientos nos dice en su obra Cameán cubriendo toda la amplitud de ellos. Quien
mejor que Auguste Rodin (1840-1917) para referirnos a las manos. Esta sentencia la logra con Gran mano crispada con figura suplicante (1890?), La mano de Dios (1902-1907), La mano del Diablo (1902), pero fundamentalmente con La Catedral (piedra, 1908) en la que las dos manos alzadas confluyen en una exquisita y bella figura. No le va en zaga Camille Claudel (1864-1943), su alumna, con El vals (bronce, 1893-1894) y El destino (bronce, 1894-1900). Toda la traducción del pensamiento en las manos, la perfección de un lenguaje en el movimiento de ellas, queda demostrada en la obra de Rodin [pies y manos fueron concebidas con la ayuda de Claudel] Los burgueses de Calais (bronce, 1884-1995). Los personajes, ciertos en un tiempo histórico anterior (1347), expresan en sus movimientos y posiciones de las extremidades una emoción comunicativa y el impulso de abnegación que los llevó a la trascendencia del momento acontecido.
Cuando el deber atrapa (Serie Alexitimia) - Mirta Noemí Cameán
En esa cadencia hallamos la fase de acción de la conciencia oculta llevada a la divulgación por medio de las manos. “Sobresaltos del alma” en las palabras del autor.

Las manos hablan. Y Mirta Cameán lo hace a través de la figura y el color. No es poeta, su plasticidad de artística elabora un lenguaje diferente pero proveniente del pensamiento, de la abstracción, de la reflexión más profunda: la de la emoción. En su Serie Manos se debe leer este significado trascendental. Un compromiso con la intimidad sin tabúes ni fraudes.
El tapiz de Saba - Mirta Noemí Cameán
Las manos de Cameán traslucen sensaciones, un mensaje que nos llega de la forma. Vemos en ellas fuerza, exactitud y voluntad. Y eso conmueve, al observar que las manos se transforman en representaciones mudas y expresivas de los dramas y los sufrimientos del hombre.
La Taba - Mirta Noemí Cameán

Amén de su entrega, esperanza y conquista. Desde la primera mano soplada por un artista que
debió ignorar su propio nombre, hasta estas manos en que el arte le hace ejecutar movimientos del pensamiento en una prolongación de la intelectualidad del hombre, hoy comprendemos su sentido. Los movimientos musculares implícitos de todas las partes del organismo acompañan al pensamiento. Y es lo que nos alega Mirta Cameán. Sus manos hablan, ¿también piensan? Los movimientos sutiles de ellas indagan.
Danza de algas - Mirta Noemí Cameán
El lenguaje pictórico de su obra permite avanzar en la abstracción del pensamiento lógico sin necesidad
participativa de interlocutores. La representación lograda de la mano humana se halla ndisolublemente
unida a la conducta pensante, relacionándose con las actividades emocionales internas.
Sin título - Mirta Noemí Cameán
El universo es un círculo. No se sabe su origen ni dónde termina. No tiene extremos, siempre vuelve
sobre sí mismo. Al hombre le sucede lo mismo. Su conciencia concluye expiando a su propio interior.
Quizás las manos sean la materialización de ella.

Jorge C. Trainini

Desde la montaña - Mirta Noemí Cameán

Terremoto - Mirta Noemí Cameán

Fertilidad - Mirta Noemí Cameán

Su trayectoria profesional con la pintura:

• 2008
- Muestra Colectiva. Museo de Artes Plásticas Dámaso Arce. Olavarría. Argentina. Curador Eduardo Médici

- Muestra en Alytus, Lituania en representación de la Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de San Martín. Invitada a intercambio de Artistas Argentina-Lituania.



http://mirtacamean.artelista.com/





4 comentarios:

  1. Mirta:

    Es un placer especial el contemplar las pinturas

    de manos.El tiempo...el dolor de las que han

    hecho y mucho.

    Realmente maravillosas.Felicitaciones.

    Te saluda desde Argentina Liliana.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Valde por traernos a esta gran artista.
    Saludos.
    Virginia Palomeque

    ResponderEliminar
  3. PRECIOSA REPRESENTACIÓN DE LOS SENTIMIENTOS Y EL PASO DEL TIEMPO EN LAS MANOS

    ResponderEliminar
  4. Very nice pictures.
    Have a great week-end.Kiss.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...